Una cena en casa con amigos: los “home restaurant”.

29 Jul

posted by

Categories: Senza categoria @es

Comments: 0
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Home restaurant Catania

Desayunos, comidas y cenas tradicionales; étnicas y vegetarianas. Eventos temáticos, aderezados por acompañamientos musicales, espectáculos y tours histórico-culturales por los alrededores . Muchísimas variedades creativas, pero un solo denominador común: un banquete entre amigos para degustar una espléndida comida casera, preparada con ingredientes naturales, frescos y con un coste inferior respecto a los de restaurantes normales. ¿ Cómo podría una idea como esta no darse a conocer también en Italia, si desde siempre la buena cocina y una agradable convivencia van de la mano?

En estos ultimos años está cobrando importancia la necesidad del ahorro, así como redescubrir platos tradicionales, conocidos como el fenomeno del “social eating” (o el “home restaurant” si lo preferís), se está expandiendo como la pólvora también en nuestro país, aunque con el típico retraso italiano. Y mientras que las webs que ponen en contacto a los chefs caseros experimentados con sus clientes, estas siguen apareciendo por todas partes Gnamo, el portal más grande, con 90.000 “gnamers” y casi 3000 cocineros activos – llega en la mejor parte la parada del Ministerio de Desarrollo Económico, convocado a pronunciarse sobre la delicada cuestión llevada a cabo por la Fipe (“Federazione Italiania Pubblici Esercizi”) y Confcommercio: protegidos por un vacío legislativo, otra peculiaridad muy italiana, los restaurantes de cocina casera que hacen una ingrata competencia a la cocina tradicional, intentando cortar las alas a una categoría ya profundamente arraigada.

El pasado 10 de abril, por lo tanto llegó la sentencia: los Home Restaurant son a todo efecto restaurantes, y como tales se ajustan a la misma normativa que regula la restauracion de lo tradicional. Dicho con otras palabras, una marea de burocracia y un humo de tasas, y, como

consecuencia, el confinamento de todos los restaurantes privados dentro de los márgenes de una semi-ilegalidad, de los cuales se salvarían solo las asociaciones culturales.

Como siempre, no hay dos sin tres y si por una parte, se habla de ingrata competencia , por la otra se remarcan las diferencias sustanciales entre las dos actividades, puesto que cocinar en tu propia casa para pocos invitados, pidiendo a cambio poco más que un reembolso de los gastos, no se puede poner al mismo nivel fiscal y sanitario que un restaurante verdadero y proprio.

Para oponerse a una opinión que corre el riesgo de aparecer abusivo en cuanto a la situación que ha dado origen a un centenar de restaurantes de cocina casera se han reunido en la asociación “HomeRestaurantItalia”, dando lugar a una protesta que rápidamente se ha expandido dentro del mundo social, recogiendo también los intereses del Change.org ( véase el link de la petición [(https://www.change.org/p/parlamento-italiano-home-food-approvazione-ddl-s-1271-del-27-02-2014]). Lo que se pide es muy sencillo: abastecer el vacío legislativo que prima en materias,

aprobando lo antes posible las propuestas de leyes que continúan en las mesas del Senado desde hace mas de un año. Lejos de ser perfecto, el DDL S.1271 del 27/02/2014 plantearía al menos una clara distinción entre los “Home Restaurant” y los restaurantes profesionales, identificando los primeros como “actividad destinada a mantener viva no solo la hospitalidad tipica del lugar, sino que también las tradiciones culinarias, mediante recetas antiguas que caracterizan la ciudad, sin olvidar los aspectos de naturaleza sociológica inherentes en la convivencia domestica”. En resumen, no se pretende hacer una restauración de todo ello, sino que existan los “Social eating”.

Con la esperanza que Italia siga los pasos de otros países, donde los restaurantes privados se colocan, en términos no de oposición, sino que mas bien como complemento de esta profesión (un poco como los “bead and breakfast” con respecto a las estructuras de los albergues), los “home restaurant” continúan proliferando de manera imparable, a raíz de una oleada de fermento social, hijo de esta crisis, y con la esperanza de un futuro mas sostenible. ¿Por qué cortar las alas a un fenómeno que no solo exalta el territorio y mantiene una tradición, en la que con demasiada frecuencia se pierde la pista, pero contribuye al mismo tiempo y da una oportunidad ocupacional preciosa en un contexto económico y a nivel laboral siempre mas flojo? Hoy en día parece si no una locura, seguramente un defecto de previsión. Así, por el momento, es posible superar esta problemática con las asociaciones culturales que ofrecen el mismo servicio y os aconsejamos en Catania la escuela de lengua Federico II que organiza clases de cocina, pero también comidas y cenas en la propia escuela encima del histórico mercado “Piscaria”.

Lascia un Commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

È possibile utilizzare questi tag ed attributi XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Contact us